domingo, 20 de junio de 2010



Mundo Hélice 


Después de visitar los rinconcitos

de tu frente, bajo en el tobogán hacia el

tamborcito que tartamudea penas,

cuando te veo injusticia.


La lluvia de una voz chiquita

como el agua desgrana fulgorcitos,

sapitos que croan hambre rota,

como la dignidad bajo la hélice,

que tritura vidrios en el corazón.